Sep 20, 2007

Por la loma

El martes pasado la ruta resulto ser bien extensa, tomamos la Autopista Duarte y ya es una costumbre la parada técnica en Miguelina. Teníamos en agenda 4 localidades de la zona norte del país. Iniciamos nuestra primera parada en el pueblo de Fantino rodeado de hermosos cultivos de arroz que sus verdes siembras cubren de esplendor la vista panorámica del angosto camino vecinal por el que nos transportamos, pertenece a la provincia de la Vega, a tan solo media hora de esa ciudad.

Fue una parada breve pero amena. De inmediato salimos rumbo a San Francisco de Macorís donde hicimos 2 paradas, una en el multicentro la sirena, inmensa edificación construida allí. De ahí pasamos al pueblo, tomamos café, te, agua y arrancamos para Tenares en bola de humo, se nos hacía tarde y aun faltaba mucho por recorrer y sin saber que nos esperaba en el camino.

Resulta que en la carretera de camino a esta localidad dos tremendos camiones se dieron un besito y al parecer uno de ellos iba cargado de arena que eso quedo como una playa, se armo tremendo tapón. Un motorista nos indico otra forma de llegar por dentro y nos dirigió al cruce de la joya e indicándonos además que siempre dobláramos a la izquierda. Y así fue, salimos rumbo a Tenares por dentro, subiendo la loma entre un camino angosto que mientras mas avanzábamos mas complicado era el trayecto, yo solo veía matas de lado y lado, pero mi compañera de vuelo veía otras cosas mas interesantes que yo, bien conocedora de las especies de árboles me identificaba sin ningún problema las matas de naranja, cacao, entre otras mas y solo me decía Germán aprende!.


Seguíamos rodando sin ni siquiera ver civilización ni vehículos. Al fin encontramos gente y preguntamos, un Señor nos dijo ahora es que falta, deben cruzar 2 ríos y encontraran el colmado de isidro vargas, alguien detrás se rió y dijo: Van a llegar mañana. Seguimos instrucciones y pasamos un río, otro río, mas matas, hasta que llegamos a un punto de que el camino resultaba intransitable, a mano izquierda un haitiano que no sabia hablar mucho español, pero lo único que entendimos que dijo fue que mas para alante estaba Malo!. De reversa mami… ya habíamos perdido alrededor de una hora y media, de regreso al punto de inicio, nos tiramos una foto con tremenda roca, no había visto una piedra tan grande como esa.

Luego de tanto tiempo perdido salimos nuevamente a la carretera del accidente ya todo estaba casi normal y pudimos pasar, lo bueno del caso es que nos tomo solo menos de 10 minutos llegar a Tenares, después de tantas vueltas por la loma, pero fue interesante el contacto con la naturaleza.

Eso si el miércoles amanecí desbaratado!

1 comment:

~Like a coctail~ said...

Esos viajecitos siempre cansa pero el poder apreciar tantas de nuestras bellezas es una recompensa que nos hace olvidar el dolorcito de cuerpo :p